Elimina de tu rutina previa a la salida en bicicleta estos errores de principiante

Una salida larga en bicicleta requiere de preparación como la que ofrecemos en entrenamientociclista.com. Pero muchas veces los efectos positivos de la preparación se ven disminuidos por rutinas que afectan negativamente a nuestro rendimiento. Aquí os dejamos cinco ejemplos de lo que NO hay que hacer antes de una salida:

Ingerir alimentos con alto contenido en grasas y fibra

El combustible antes de la salida debe ser una fuente de energía de rápida transformación y las grasas y la fibra no lo son. Los alimentos ricos en fibra como ensaladas y verduras tienen una digestión larga por lo que permanecen en el estómago más tiempo. Lo mismo ocurre con los alimentos con alto contenido en grasas. Una digestión pesada nos puede hacer sentir mal, y no estamos consiguiendo energía para nuestros músculos lo suficientemente deprisa. La mejor opción es optar por carbohidratos y proteínas magras.

Beber demasiada agua

El agua, obviamente, es necesaria, pero hay que tomarla con moderación. Si no nos hemos hidratado bien antes de la salida podemos caer en la tentación de ingerir una gran cantidad de agua antes de la salida. Esto no es una buena idea ya que el estómago puede procesar cierta cantidad de agua y el excedente se va a quedar allí mismo, molestando, o obligándonos a hacer una parada en el baño antes de lo que nos gustaría. La hidratación previa se debe hacer mediante sorbos pequeños y debemos cortar la ingesta como mínimo una hora antes de la salida, para que nos dé tiempo a ir al baño. Durante el ejercicio lo ideal es ir hidratándose cada 15 o 20 minutos, con sorbos cortos, nada de beberse medio bidón de trago!

Marcharse sin revisar nuestra bicicleta

El mantenimiento de nuestra máquina es fundamental y nos puede ahorrar más de un disgusto. Tubulares en mal estado o cubiertas desgastadas nos pueden hacer tener un accidente grave. Lo mismo ocurre con los frenos. Muchas veces el mejor mantenimiento es lavar nuestra bicicleta después de cada salida. Y es que de esta forma te puedes hacer una idea de cómo le afecta el paso del tiempo y si hay elementos para reemplazar.

Estiramientos en frío

Realizar estiramientos en frío no es nada recomendable, pueden llegar a debilitar e incluso dañar los músculos. Lo mejor es realizar una pequeña activación antes de ponerse con los estiramientos, por ejemplo rodar suave durante 10 minutos. Si no podemos hacer estiramientos antes tampoco pasa nada, hay que compensarlo con un buen calentamiento. Eso sí, si quieres recuperar bien de tu esfuerzo no olvides hacerlos una vez hayas terminado tu salida, salvo si esta ha sido extenuante.

Salir sin decir a nadie dónde vamos

Nadie quiere pensar en lo peor, pero como dice el refrán, más vale prevenir que curar. Si vamos a salir solos hay que decirle a alguien nuestra ruta prevista y el tiempo que vamos a estar por la carretera. Actualmente, y por desgracia, la carretera no es un sitio seguro para los ciclistas así que es mejor que nuestros familiares sepan por donde estamos en caso de tener un accidente y tener que iniciar una búsqueda. Salir con el teléfono móvil también es muy recomendable, aunque sólo lo debemos usar para llamadas de emergencia. Ya tendremos tiempo de subir las fotos a Instagram cuando lleguemos a casa :)